sábado, mayo 30, 2009

Las lilas de mi infancia






¡Ay! las lilas


Cada flor inspira un poema,
una canción, una copla,
pero ¡ay ¡ las lilas,
las lilas me llevan
a la orilla dulce de la memoria,
a un jardín de comba y cromos
allí donde los juguetes
todavía no se han roto,
al olor de mi infancia,
donde mayo era su templo,
al color de los versos
prendidos de aquel ramo,
de flores diminutas,
que no abarcaba mis seis años.

¡Ay! las lilas de mayo,
iluminaban de rosa y violeta
mi sonrisa de niña,
sin dientes de leche blancos,
mi padre también sonreía
cogiéndolas del árbol.

Hoy mi alma tiene dos moños,
uno a cada lado
y se adorna con lazos azules
porque hoy las lilas
las cortó mi hermano.

4 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Bufff, las lilas, Loli, es mi flor favorita y también, precisamente, por ser un dulce recuerdo de infancia. Teníamos un árbol de lilas y era ésta una de las primeras flores de primavera. Mi abuela, gran amante de las flores, ponía ramos inmensos en un jarrón, en el comedor. Recuerdo aquel olor, sobre todos los olores, aquel color, aquellas mesas adornadas de racimos de primavera... !Ay las lilas, Loli,!!!!
Gracias por rememorarlo hoy.
Un beso

Mariadolcas dijo...

Muchos recuerdos nos son comunes, Esmeralda. gracias por entrar y compartirlos conmigo.

El león de primavera dijo...

Gracias por tu poema, por hacernos recordar a todos esa infancia llena de olores y colores, por todo lo que representa y por lo que imaginamos. Gracias por dejarte adornar ese segundo moño, que siempre recordaré. Me gustaria que pudieras adornarlo todo, ahora con lilas, después con rosas rojas, amarillas o blancas, tulipanes o narcisos, iris o violetas, todas las flores de mi jardín acompañando la belleza de tu palabra entonada, del ritmo y su sentido. Quisiera ayudar en algo...
Besos

Mariadolcas dijo...

Ya lo creo que colaboras, león de primavera,con tu admiración, tu imaginación,tus emociones, cómo entiendes los sentimientos ajenos y cómo expresas los tuyos.Yo también te lo agradezco y espero que tu jardín te llene de vida.