jueves, octubre 02, 2014

No conozco Lisboa

NO CONOZCO LISBOA 

Conozco las estrellas de sus noches,
la luz de sus mañanas,
el sol de sus ocasos.
Lo sé porque me lo contaron,
porque me lo imagino,
pero no la conozco,
no quiero imaginar Lisboa.
Ahora que fondeas mi alma
y te amarras al muelle de mi mano
quiero verla contigo,
habitar sus doradas aguas,
contemplar sus tejados
que esperan el recuerdo de la niebla
y de ese sol que nace tan despacio,
soñar en la quietud del Tajo
(donde el mar desemboca)
con la ropa a secar en las ventanas
en casas amarillas de Edad Media,
con orillas de fados y lamentos
que acumulan nostalgias,
con fachadas azules de azulejos
en rúas de adoquines
que miran en silencio
el bullicio de Alfama,
con los versos cansados de Pessoa
en café A Brasileira
donde siempre acompaña.
Lo sé porque me lo contaron,
no conozco Lisboa
ni quiero imaginarla.
Ahora que la tarde cae hermosa
lo que tengo que hacer
es callar.

Octubre 2014