domingo, febrero 11, 2007

Carnaval 2007


Yo no reconozco el mundo


Yo no reconozco el mundo. Se ha disfrazado de mujer. Mujer de gran vientre cálido que habitan los hombres, donde a todos pertenece el aire, el pan y la tierra, donde el agua tan de enero, tan de abril, tan mía y tan tuya, es de todos en agosto también.
El mundo se ha disfrazado de mujer. Su regazo es un cielo sin humos, donde es transparente la luz del atardecer, donde la ola de calor y la sequía son palabras de pesimistas para que nos duela menos abandonar esta vida.
Sus ojos hermosos y enormes asoman por los aleros del horizonte para buscar lo que hay de bueno en los hombres, para ver que todos los niños sólo manchan sus manos en los columpios y en la arena de los parques. Abren sus circuitos de alerta cuando las personas mayores terminan sus días en un vacío silencio, cuando constructores y alcaldes se ponen de acuerdo para destruir bosques y costas y construir adosados y hoteles, cuando los políticos nos venden las mentiras al precio de nuestros intereses.
Sus flexibles brazos y manos son fuertes cuando no queda más fuerza. Ayudan a caminar por una tierra sin fronteras, donde no hay extranjeros, ni pateras, ni inútiles guerras.
He visto un mundo disfrazado de mujer y quiero vivir el carnaval uniéndome a su charanga. Mañana……mañana se caerá el disfraz como cayeron las torres del World Trade Center.


Mª Dolores Castro Novoa

4 comentarios:

Ana Martínez dijo...

Incisivo, provocador, descarado y sincero. Pero, tal vez en Carnaval necesitemos reir a carcajadas para olvidar que hay cosas que no podemos olvidar.
Muy bueno

las alas del ostrero dijo...

Qué bonito:
"donde el agua tan de enero, tan de abril, tan mía y tan tuya, es de todos en agosto también."
Después empiezas a dar caña...

gaia56 dijo...

Me gustó mucho Loli, pero pensé al leerlo la primera vez que si el mundo estuviera disfrazado de mujer tendría un poco más de cordura en su sesera.
Y la máscara preciosa...
Besos.

El león, sin son, dijo...

Que ese vientre abultado y maternal alumbre la esperanza. Que la vida se perpetue en un mundo mejor, que venza al mal y la muerte en esa lucha de todos los tiempos.
Igual todo son deseos, ilusiones fantasmales, solo poesía que nos transforma por dentro, y que se esfuma con el despertar de cada mañana a la realidad. Pero es lo que nos queda. Y/O eso, y/o el intento revolucionario de cambiar la sociedad.