miércoles, octubre 03, 2007

Es un regalo de vida regresar



Mi retorno


Voy tejiendo los hilos asustados
de mis recuerdos
que dejo esperándome,
cuando marcho,
en el costurero de mi vida,
acaricio esos retales de mi alma
que quedaron en mi ausencia
arrinconados en los escondrijos
de mi memoria.

Las puntadas de la distancia
se me anudan en la garganta,
las agujas del retorno
se me clavan en la espalda.
Uno a uno descoso de mi mente
con la tijera de un tiempo nuevo
los grises flecos de mis temores,
que me ocultan el regreso.

Siempre que interrumpo mi "patchwork"
pienso temblando ¿volveré a veros?
Qué horrible es el retorno
que no logra llevarse a cabo.

Este puente ( de Ferndez Casado ) está en la autopista del Huerna sobre el pantano de Luna, uniendo las provincias de León y Asturias (hizo esta foto soberbia el León rugiente)

4 comentarios:

victor alvarez dijo...

Lo del "patchwork" me pilló a contratiempo...(¡que moderno!).
Tú agradeces regresar y nosotros que regreses,muchos besos!!

gaia56 dijo...

Me gusta mucho la foto. Y tu poema... me anuda la garganta, Loli.
Besos.

PAQUI dijo...

HERMANA, CUANDO LEO COSAS COMO ESTA..... SIENTO QUE NO TE MEREZCO.¡CUANTO ME GUSTARIA PODER ESCRIBIR CON EL SENTIMIENTO QUE LO HACES TU! BESAZOS

el ojo del león dijo...

Los recuerdos son maravillosos porque nos transportan a un mundo solo nuestro, que compartimos, a veces, solo con los nuestros. En esos hilos, siempre sueltos, de las tareas pendientes está el volver y encontrar los restos ya transformados de lo que un dia fue una gran ilusíón. Y los nuevos ojos que lo contemplan se preguntan si merecio la pena, si es mejor dejar que los sueños sigan durmiendo, y solo recordarlos, pues en nuestra recreación es donde está la belleza.
Tu retorno, un poco, también es el nuestro.