martes, febrero 19, 2008

El desayuno abre la puerta del día



Abro los ojos



Cuando la luz rasga las nieblas
en la frontera de mi ventana,
abro los ojos,
pero no me despierta la luz,
un aroma a café me despereza,
enreda en mi piel aleteos,
mi sangre es el tiovivo de una feria.

Desayunar contigo
es levantar la falda a la luna,
vestir la mañana de princesa,
sentarme en la terraza de la vida
para beber a sorbos el zumo del sol
y este mes de enero
que es a su manera acogedor.

Desayunar contigo
un café con tostada de pan tierno
es prenderme un adorno de cerezas
en el pelo,
es alimentarme de miradas
hojaldradas de promesas,
es agotar una taza de palabras
que saben a leche caliente
en el fondo de tu boca
cuando me besas
.

4 comentarios:

las alas del ostrero dijo...

Desayunar contigo
(...)
es agotar una taza de palabras
que saben a leche caliente
en el fondo de tu boca
cuando me besas.

Hermosísimo Loli.
Esa alineación -seguramente casual- de los versos a la derecha resulta divertida.
Besito

Maypi dijo...

Eso si que es empezar un uevo día lleno de dulzura. Besos

el león cansado dijo...

... y el aceite de oliva en las tostadas no puede faltar. Tu ya sabes. Como antes, como siempre, despacio, sencillo y cálido. Poco a poco y sin prisas. Con tiempo para disfrutar de los recuerdos, de los placeres de la contemplación y el ocio. Algunos solo lo podemos hacer en fin de semana.

Anónimo dijo...

Yo empiezo la senda desde debajo de la autopista (zona el Llano), Camocha, Roces, Tremañes, La Calzada y de nuevo el Llano (unos 20Km). Está muy para los q van a caminar y andar en bici porque llevas tus provisiones, sobre todo bebida, pero la gente q hace footing, lo tiene bastante mal ya q no hay una sola fuente en todo el recorrido, y eso echa para atrás a la gente.