domingo, febrero 08, 2009

Farolas



La farola fundida

Suena la sirena,
se colocan las sombras
en el sueño de los cristales,
cuando la jornada se duerme
en las aulas de la escuela.
Rastreo la mirada viva
que me espera
a pocos metros,
ahí afuera.
Envueltos en el frío
buscamos nuestro paraíso
con los pies metidos en la prisa,
las manos en el hueco de la cintura,
y el aliento de enero
en el cuello de los libros.
Un paso detrás de otro y dos más
se esconden en el rincón prohibido,
en la farola fundida.
Allí resolvemos los secretos
de las ecuaciones y los cuerpos,
problemas de tiempo y medida,
calculamos el calor de las palabras
y el volumen de los besos.
En las paredes de la noche
se amontonan susurros de cifras,
averiguamos fórmulas de amor,
aprendemos lecciones de vida.

Me atraen de una forma especial las farolas cuando personalizan una ciudad, cuando son señas de identidad, cuando se funden con el alma de la ciudad. Esta es emblemática en el paseo del Muro de Gijón.

5 comentarios:

Mª Jesús So dijo...

Hola!

Soy Mª Jesús. ¿Te acuerdas?

Me dio tu blog Esme.

No se darte la dirección del mío pero en elde ESme está el enlace. Es "Llueveme"

Me encantan tus poemas.

Te seguiré.

Mariadolcas dijo...

Muchas gracias MªJesus, cómo no me voy a dar cuenta de ti, si somos colegas de fidelidad. También disfruto yo de tu poesía y de cómo la lees. Será un placer entrar en tu blog. Un beso

Berna dijo...

Foto evocadora, este paseo nuestro es una caja de emociones y las cuentas bien en tu poema.
Bss

Esmeralda Martí dijo...

Bonito poema. Fusión del tiempo, los recuerdos, lugares donde vivimos los primeros besos...Esa escuelita viva, las farolas semi-apagadas...Y esas ecuaciones, elucubraciones mentales...Tanto por descubrir, tanto por sentir...
Me encanta.
He visto Encadenados. Gracias por ponerme allí. Os dejé un comentario.
Seguiremos en contacto.
Esmeralda

las alas del alcaudón dijo...

Qué bonito suena:

(...)de las ecuaciones y los cuerpos,
problemas de tiempo y medida,(...)