lunes, septiembre 21, 2009

Pasa el verano, los recuerdos, no


Lo esencial es invisible a los ojos, sólo se ve con el corazón.(El principito)



Tengo una puesta de sol para ti

Tengo una puesta de sol para ti,
te lo prometí, niño mío.
Recorro la tarde,
bosteza el horizonte
en un silencio enrojecido
y el sol parpadea
en vidrieras de nubes,
que filtran oros,
en un ámbar de santuario.
Alarga su ceremonia
hasta mi cámara
para iluminar tus diez años,
para tu colección de momentos
que añaden belleza a tus ojos.
Tengo una puesta de sol para ti,
te lo prometí
en estas horas
que están hechas para transitar
las azoteas de los sueños,
en estas horas
que ruedan a pedales los veranos
y tu mirada quedaba secuestrada
en los naranjas y morados,
para hacerse aún más grande,
en la memoria de este cielo de Alba,
Ángel
¿tendrá sitio bastante?



Agosto de 2009

5 comentarios:

Maypi dijo...

Un poema de lo más pictórico. Los colores y la niñez se unifican con cada verso.

Esmeralda Martí dijo...

Lo has bordado, querida Loli...
Me pongo un poco nostálgica con ese atardecer que yo también conozco. El globo rojo quemando los horizontes de espigas...
Es tremendamente tierno: "niño mío"; ese personificación tan expresiva: "bosteza la tarde"; lo sublime del momento en el que hablas de "ceremonia, santuario"; esa imagen maravillosa final: "rueda a pedales los veranos".
Chapeau, Loli... Gracias por inmortalizar ese instante con la fuerza y sensibilidad con que lo haces.
Besitos

Mª Jesús So dijo...

¡Qué bonito!

Bosteza el horizonte...

¡Me lo pido!

Voy a empezar una colección de momentos.

kchelo "tu casa" dijo...

se lo merece Ängel, un niño encantador que su ilisión era fotografiar la mejor puesta del sol este verano. Un beso fuerte y que los recuerdos queden.

Mariadolcas dijo...

Gracias Maypi, Esme, Mªjesus, Chelo.
Los que conocéis a Ángel sabéis que se merece una puesta de sol.