martes, agosto 25, 2009

Donde viven las almas



Voces hondas en la niebla

El peso de la niebla
amansa la noche,
el poder inquietante
de la niebla
cierra el cerco del norte..
Y las sombras pasan
por encima de la torre
¿o son túnicas blancas?
Son los ecos de las almas
que se quejan,
son las voces hondas
de la vida
que se aleja.
Tal vez en la campana
de San Andrés
encuentren paz y mortaja.
Voces hondas en la niebla
llaman a los hijos de la mar
más allá
de los muros negros,
de húmedos,
de los bosques melancólicos,
de lluvia,
de los mares rotos,
de espuma.
La luz de las antorchas
tiñe la noche
que habita la niebla
y mi alma se oculta
con la luz llena
de la luna.


2 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Querida Loli: Seguro que ya no estás en Salamanca... Ese poema de niebla me recuerda las leyendas de Bécquer...
Amiga, encantada de verte de nuevo.
Llegué de mi tierra de luz y estrellas y me aclimato a esta niebla del cantábrico.
Yo quería másssssss

gaia56 dijo...

Querida Loli, o es que Lisboa me trasforma o que sabor de buen fado tiene este poema.
Te han sentado muy bien estas vacaciones.
Nos vemos en Candás el día 5 de septiembre.
Un beso.