lunes, septiembre 06, 2010

Piedras sumergidas, secretos del río Tormes

Las aguas bravas del Tormes, a su paso
por el Puente Congosto,transforman el paisaje
en esculturas de piedra, que en un
verano sin lluvias emergen de su cauce.
El río modela las rocas en formas suaves
y enigmáticas que hablan de la historia del
Tormes desde tiempos remotos.
Son las huellas que graba en su camino a 950 m. sobre el nivel del mar

Cuando caiga la noche en mi sueño de agua, no me interrumpas. Estaré buscando una orilla.

2 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Qué bonito y enigmático paisaje, amiga mía, tú que tienes la suerte de disfrutarlo, acapáralo y vente llena de roca, agua, jara, tomillo y sombra de encinas.
El homenaje a Hdez en Candás, maravilloso.
Te esperamos.
Besitos

Anónimo dijo...

Hola gapetona, no sé donde puse tu correo, así que te dejo aqui el aviso: mañana martes, a las 7:30 quedamos las del curso de poesía, donde hacemos las cenas siempre.
Te esperamos.
Un beso.
Celsa.