lunes, marzo 27, 2006

La Luna, La sangre y La Muerte

(Salomé pintada por Tiziano)


Todas las escenas transcurren por la noche en la obra de "Salomé" por lo que la Luna juega un papel importante.
1º La Luna es blanca y fría, como el reflejo de una rosa blanca en un espejo de plata
2º Una Luna extraña, parecida a una mujer muerta.
3º Una Luna Blanca, diminuta para Salomé, como una moneda. Una luna para respirar, para amar. Una luna que ilumina y deforma los sentimientos
4º Una Luna ausente
5ª Una Luna roja, apocalíptica, amenazante.
6º Luna negra, escondida, para impedir ver la muerte de Salomé.

La obra es un éxito notable. Esta versión de "Salomé" traslada el relato bíblico a nuestros días. Millán Salcedo encarna un personaje histriónico para el que es muy adecuado. María Adánez envuelta en un vestido blanco realiza un trabajo sugerente lleno de tensión y sensualidad.
La danza lúbrica de Salomé en la obra de Wilde hizo que fuera muy criticada o prohibida en las primeras décadas del siglo xx

2 comentarios:

gaia56 dijo...

Disfruto de tus reseñas de teatro... muchísimas gracias.

el león melón dijo...

El juego de la vida y la muerte, la inteligencia y la astucia, la verdad y la mentira, han sido las fuerzas bipolares que han movido al hombre, desde sus orígenes. Es como las tragedias griegas: nos hablan de historias que no tienen tiempo.