viernes, junio 20, 2008

Isla de Lanzarote



Montañas de Fuego
Se encoge mi alma contemplando las Montañas de Fuego y mi imaginación recrea el espectáculo.
El corazón de la tierra se enfurece,
la energía de sus entrañas
revienta sus vísceras,
arroja en el mar su magma candente
ensanchando y alargando
los contornos de la isla,
por los ojos de los montes
coladas de lava
su vientre vomita.
En paisaje de escorias y ceniza,
en lenguas de negros basaltos
hoy emergen campos de vida.

2 comentarios:

gaia56 dijo...

yo también he sentido la fuerza del basalto y su energía en tus palabras.
Un beso.

El león estepario dijo...

Sí. Es extraordinaria la fuerza de este paisaje, tan distinto... Se diría que expresa el grito profundo de la angustia de la madre tierra en su descomunal parto y, a la vez, toda la belleza de la naturaleza negra, retorcida y yerma. Como en sus origenes.