jueves, julio 03, 2008

Exposición Internacional Zaragoza 2008 "Agua y Desarrollo Sostenible"




Agua para todos, agua para la vida


Expo Zaragoza 2008 proyecta al mundo un patético mensaje, el hombre como principal responsable del cambio climático, del cual es a su vez la primera víctima. Y un mensaje de esperanza, Agua para todos , Agua para la vida.
Todas las personas tienen derecho a tener agua suficiente y de calidad. Todos los países y organizaciones que participan en Expo Zaragoza 2008 buscarán cómo colaborar entre sí para que este hecho sea una realidad. Mi deseo es que esta colaboración de todos los gobiernos sea una preocupación prioritaria.
La gestión del agua debe tener en cuenta la participación de todos, desde los usuarios hasta los planificadores políticos. Esta gestión compartida comprometerá un uso eficaz y respetuoso con el medio ambiente.
La muestra ha logrado despertar admiración, reflexión, sensibilización y respeto.
El visitante, desde el 14 de julio al 14 de septiembre, se sumerge en una sinfonía de agua, una comunicación plástica y artística de contenidos en un lenguaje audiovisual poético que a mí me dejó una huella de agua viva.

Quiero gritar como Bob Dylan:

Sí, llegará, llegará, llegará la tormenta
Que anuncia el cielo
Gritaré hasta que quede grabado en el viento,
Hasta que esta llamada sea escuchada
Y mi voz se refleje desde esta montaña.


En la imagen la escultura Splash, de 21 m. representa una explosión del agua, que se encuentra en la Torre del Agua, edificio emblemático de la Expo.

4 comentarios:

Fernando Manero dijo...

Comparto contigo esa confianza y ese deseo por lo que pueda representar la Expo de Zaragoza. Pero también hay en mí una actitud de cierto escepticismo hacia los resultados que de ella pudieran derivarse sobre un problema que quizá pueda quedar eclipsado por la espectacularidad y fugacidad de la Muestra. Esperemos que sirva para algo, aunque no corren buenos tiempos para tomar decisiones realñmente efectivas.

Mariadolcas dijo...

Gracias por compartir utopías y dejar tu llamada a la esperanza.

El León mojado dijo...

La Expo no defrauda a sus visitantes. Al margen de si despierta alguna esperanza para el mundo o, como siempre, el hombre solo actuará cuando se vea con el agua al cuello, lo cierto es que la muestra merece la pena. Por si misma, por ver sus atractivos edificios, espectáculos, organización (los voluntarios no pueden ser mas amables), posibilidades de hablar con gentes de todos los sitios y sentir, por unos dias, que hemos recuperado un tono mental abierto y confiado. Gracias Zaragoza.

Sueños.... dijo...

ya te encontré, me gusta todo lo que has visto