viernes, abril 30, 2010

Una villa con encanto, Avilés


Ayer, con un grupo de amigos, he tenido la ocasión de visitar la villa de Avilés , que otra amiga nos mostró con amabilidad y sabiduría y la impresión no ha podido ser más sorprendente y agradable: El encanto post-industrial que se está desarrollando, los espacios verdes y diáfanos de los parques, la recuperación de la ría con paseos en ambas orillas, rehabilitación de palacios barrocos y renacentistas del S.XVII, de edificios nobles, de viviendas con arquitectura vetusta, zonas peatonales en el casco antiguo recorrido de soportales...etc.

Es un destino que merece la pena pasear y disfrutar.

Puede parecer que el tirón definitivo sea debido a la creación del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer, pero el resultado final es gracias a haber sabido consevar esos elementos arquitectónicos y urbanos que pocas ciudades han mantenido, tentadas por la modernización.






Cuando caiga la noche en mi sueño de agua, no me interrumpas. Estaré buscando una orilla.

1 comentario:

Esmeralda Martí dijo...

Totalmente de acuerdo.
Además, es un placer pasear por el centro de Avilés.
Besos