miércoles, mayo 05, 2010

Nueva York en mis sueños


Cuando caiga la noche en mi sueño de agua, no me interrumpas. Estaré buscando una orilla.

Sueños verticales
Mis ojos no respiran
para seguir soñando
que la luz metalizada
se abriga en las aguas del Hudson,
que busca sus espejos
la silueta insinuante de Manhattan,
que se diluyen en las ondas
los ecos memorables de Sinatra.
En la gran manzana de mis sueños
un perfil geométrico
de prismas, conos y pirámides,
un busto sobre tacones de vértigo
en la pasarela del aire,
sostiene en sus hombros
el reino de los cielos
y gasas de nubes altivas
rodean sus escotes arrogantes.
Como en la butaca del cine
tantas veces he soñado,
un paisaje de muslos verticales
en pliegues de seda, cristal y acero
me sacan de la ensoñación
para seguir vivo el sueño:
crepúsculos sin pasado
y un sueño con nombre.
¡Ay! qué piernas tiene Nueva York.

2 comentarios:

Esmeralda Martí dijo...

Vaya lujo para NY que alguien le dedique un poema así, con esas metáforas acuáticas tan bonitas.
Un beso

Sinuosa dijo...

Ya te lo dije, pero lo releo y me reafirmo: ¡qué bueno!
Peazo poeta eres, hija...