viernes, febrero 24, 2006


Cada vez que me asomo a la ventana de la luna y veo que me han visitado mis hermanos, mis amigos, mis amigas, mis anónimos, encienden una llama en mi alma y dibujan una sonrisa en mi corazón: Gaia con sus oportunas reflexiones, El rugido del León con sus profundos comentarios, Berna, Asturiana, Gigia con su ánimo, Jose, MªJesus, el cartero de Neruda con su emocionada fidelidad. Todos me estimulan y me elevan a una nube para soñar.
Safo diría: " Tu amor ha conmovido
mi alma como un fuerte viento
que se encrespa sobre los olmos"

1 comentario:

El gato que quiso ser león dijo...

Nena,... tu si que vales!